Nuestra Señora del Manzano

Dice la leyenda que Santiago en persona, montado en su caballo blanco y no sé sabe bien a cuenta de que, dio tan tremendo salto desde las alturas del Castillo de Castrojeriz que alcanzó un manzano que se encontraba al borde del camino de peregrinos. Y añade que en el interior de ese manzano fue hallada, gracias ala portentosa hazaña del apóstol la imagen de la Virgen que hoy conoce todo el mundo como Nuestra Señora del Manzano, por el árbol donde la encontraron.  

 Tan venerada fue por sus numerosos y piadosos milagros que cuatro de ellos   merecieron ser incluidos por Alfonso X el sabio en sus cánticos de Santa María y todos los peregrinos, a su paso por Castrojeriz pudieron gozarse con el relato de aquellas narraciones.

 Algo a tomar en consideración es que, al menos a través de lo que se deduce por lo que se cuentan los versos gallegos del rey castellano los beneficiarios de los milagros llevados a cabo por esta imagen fueron en su totalidad canteros y albañiles que trabajaban en la construcción del templo todos ellos salvados  in extremis gracias a la intervención de Nuestra Señora. A dos, en distintas ocasiones,, los salvó de caerse de los andamios y estrellarse contra el suelo. A otros dos lo sacó incólumes  de un desprendimiento de tierras y rocas que los habían enterrado. A un quinto lo salvó de ser destrozado por una viga que le cayó encima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
Powered by