Peregrino falsamente acusado

Fue el caso que recalcó en Estella, un peregrino durante las fiestas dedicadas a San Felipe y a Santiago. Eran fiestas bulliciosas y, en medio del jolgorio, fue asesinado un vecino de la ciudad y la gente acuso al peregrino de haberle dado muerte. Pruebas circunstanciales lo acusaban  y  los jueces lo declararon culpable y fue condenado a muerte, a pesar de que el peregrino porfió siempre por su inocencia.

Ya en el cadalso, pidió al verdugo que esperara  un momento antes de ejecutarlo y, ante todos los vecinos, volvió a proclamar que él no era el autor del crimen que se le  imputada, dijo que como prueba de su inocencia, la Virgen de la Hornacina cambiaría en ese mismo instante de niño que portaba del brazo izquierdo al brazo derecho.  Los vecinos corrieron a comprobar lo que el condenado proclamaba y  se dieron cuenta de que, efectivamente el milagro se había producido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
Powered by