Quién enriquece a quien.

Quién enriquece a quien?

A lo largo de ya varios caminos y muchos kilómetros recorridos a lo largo de mi vida de peregrino. He escuchado diferentes tipos de preguntas, por ejemplo, A que te dedicas?, De donde eres? Es tu primera vez haciendo el camino? Etc. De todas ellas, hay una pregunta que me pareció justo compartirla y mas allá de eso, meditarla. Hoy me gustaría contarles de esa pregunta en este blog.

Caminaba la ruta francesa aproximadamente 10 días antes de Santiago de Compostela, eran días muy calurosos en pleno verano, días soleados con altas temperaturas. Pasaban de las 12 pm, y gran parte de los peregrinos se daban ese tiempo de relax para comer y beber algo refrescante, a lo largo de todo el camino hay una serie de bares restaurantes que tienen bancas en el exterior , algunas con sombras muy necesarias para descansar. Por mi parte había hecho lo mismo, había buscado un lugar cómodo había comprado una bebida fría y dispuesto a comer saque mi pieza de pan, saque un poco de jamón serrano y como todo mexicano saque algo de picante para acompañar mi comida.

Había descansado mas de 30 minutos en ese lugar cuando reanude la caminata, y a la par mío, otro peregrino inicio su andar. Al encontrarnos Haciendo ya el conocido protocolo de saludar diciendo Buen Camino y una leve reverencia iniciamos una conversación.

Habíamos caminado escasos 500 metros, hasta ese momento habíamos hecho preguntas cortas y concisas. Cuando de pronto a quema ropa sin esperar tal pregunta mi nuevo compañero de rodada me pregunto:

Cómo crees tu, que el camino puede enriquecerme? Y bueno debo confesar la preguntar fue buena, por lo que si me tome mi tiempo para saber que la respuesta tenia que llevar algo de fondo.

Mi contestación fue la siguiente. – Yo no creo que el camino enriquezca a alguien por si solo, porque si bien es cierto la acción de caminar no importa el lugar, se puede hacer aquí en España, en Mexico, en un parque cerca de tu casa o donde sea. Y a decir verdad, caminar tantos kilómetros pensando que el camino me enriquecerá de manera gratuita me parece hasta egoísta. En los varios caminos ya recorridos lo que he podido observar y si te puedo asegurar es que mas que cuestionar como el camino puede enriquecerte, la pregunta correcta debería ser : Como puedo yo enriquecer al Camino. Y esta pregunta tiene mucho mas fondo que la otra. Continue.

La forma en la que yo puedo enriquecer el camino pudieran ser muchas opciones pero mencionare rápidamente 3, la primera es ofreciendo, la segunda ayudando y tercera es escuchando.

Cuando hablo de ofrecer me refiero a dar lo poco que tenemos, desde un des inflamatorio una barra energética o alguna fruta, a cada peregrino que vea, sin esperar algo a cambio. Cuando hablo de ayudar me refiero a tratar de hacer mas fácil el trabajo a los hospitalarios, cocinar para los demás, montando la mesa, o lavando los platos, algún detalle que aminore la carga de los demás y ya por ultimo cuando hablo de escuchar me refiero a oír con empatía los problemas de los demás, mira que cada quien carga con emociones fuertes en este sendero, y gran parte de la gente tiene la necesidad de hablar, la necesidad de desahogarse. 

Hay varias formas de como nosotros podemos enriquecer el Camino de Santiago, cosas que podemos realizar durante el mismo, en beneficio a los demás peregrinos. Por ultimo le comente, yo te puedo asegurar que si enriqueces el camino de esa forma, cuando llegues a Santiago a la plaza de Obradorio te estarán esperando una docena de peregrinos que te llenaran de abrazos y agradecimientos por haberles hecho disfrutar de su peregrinaje. Te pedirán el teléfono, el correo y estarás en cada recuerdo que ellos tengan de esta grandiosa aventura. Es ahí donde podrás tener la respuesta a tu pregunta. La riqueza no esta en sendero de piedras, sino en cada corazón que tocas a través de tus actos

Después de lo anterior hubo un silencio total durante algunos metros, hasta que nos despedimos con un hasta pronto. Probablemente lo que me falto por decir aquel día es que el Camino de Santiago es como la vida misma, nuestro deber es vivir ayudando, ofreciendo, sirviendo y escuchando al prójimo, no esperando un beneficio directo, sino confiando que todo nuestro esfuerzo en este sendero de vida será inmensamente enriquecedor en nuestro encuentro con el Creador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
Powered by